EntretenimientoGeneral

Austeras vacaciones de Mujica éxito en la red

Mientras la lujosa Punta del Este recibe como cada verano aviones privados de famosos y millonarios proyectos inmobiliarios, una imagen del presidente uruguayo, José Mujica, comiendo en un restaurante popular en otro punto del país con gorra y zapatillas deportivas causa sensación en Facebook.

La instantánea muestra al “presidente más pobre del mundo”, como lo han bautizado algunos medios de comunicación, sentado con su esposa, la senadora Lucía Topolansky, en el restaurante “Lo de Pepe” de la localidad de Carmelo, situada a unos 200 kilómetros al oeste de Montevideo.

Hasta la tarde de este miércoles, en el muro del usuario de Facebook que subió la foto, un uruguayo que se identifica como Oscar Cassini, la imagen ha sido compartida 9.965 veces, recibió 2.339 “me gusta” y comentarios elogiosos del tipo “Ese es nuestro presidente” o “Pepe, eres un grande”.

No es la primera vez que Mujica, del bloque izquierdista Frente Amplio, revoluciona la red.

El vídeo de su innovador discurso sobre el calentamiento global en la Cumbre de Río+20 en 2012 fue visto por cientos de miles de internautas.

Tampoco es la primera ocasión en la que sale a comer a un restaurante corriente, pues visita con frecuencia algunos locales populares ubicados en los alrededores de la Torre Ejecutiva, la sede presidencial de Montevideo, en el centro de la capital uruguaya.

En 2010 el mandatario ya desechó mudarse a la Residencia presidencial de Suárez, en Montevideo, para seguir viviendo en su chacra (granja) de la periferia de la ciudad, donde cultiva flores y hortalizas que vende en los mercados locales.

Pese a no vivir allí, en diciembre pasado Mujica celebró en Suárez una inédita cena navideña a la que invitó a ancianos, pacientes de siquiátricos y niños sin hogar.

El presidente, un exguerrillero tupamaro que pasó catorce años preso la mayoría durante la dictadura uruguaya (1973-1985) y algunos en duras condiciones, tiene un patrimonio de 212.000 dólares (160.000 euros) y dona casi el 90 % de su sueldo, de unos 12.000 dólares mensuales (9.000 euros), a su partido y a la construcción de viviendas sociales.

EFE

Leave a Response