Acoso EscolarDestacadaGeneral

Sabían de bullying y pidieron discreción

Por Daniel Sánchez Dórame

Un estudiante de secundaria se suicidó luego de soportar por varios meses golpes, acoso y burlas de sus compañeros; su madre denuncia que las autoridades del plantel público estaban enteradas y en lugar de ayudarlo, le solicitaron discreción.

Fue el viernes de la semana pasada cuando Sergio Romero de 15 años de edad, visitó por última vez su perfil en la red social de Facebook, para después encerrarse en una habitación de su casa y quitarse la vida ahorcándose con un pedazo de tela.

“Checó el ‘face’ y luego, luego se fue a encerrar en el cuarto, a los cinco minutos toqué la puerta y no respondía, insistí pero nada, así que fui a la ventana de atrás y rompí los vidrios a golpes de la desesperación, entonces escuché el grito de mi hija, ‘sergito’ estaba colgado, quise ayudarlo porque lo tenté y estaba vivo todavía, le di los primeros auxilios pero no pude hacer nada por él, murió en mis brazos”, narró la madre al romper en llanto.

Al esculcar la mochila de su hijo, Beatriz Elena Romero encontró una tarea con fecha del 12 de septiembre con la leyenda “alto al bullying”, en la hoja ‘sergito’ se dibujó con un gesto de tristeza volteando hacia atrás donde lo siguen otros tres sujetos con rostros burlescos.

“Era la portada de una tarea, pero ahora le encontramos esos dibujos, esos dibujos no estaban ahí, él los agregó porque fueron dos niñas las que lo agredieron y un niño, éste es él seguido de las dos niñas que lo estaban acosando y el muchachito que lo golpeó”, describió la mamá de la víctima.

Un día antes del suicidio, Sergio llegó a su casa y pidió una pomada para curarse los golpes que le habían propinado algunos compañeros de clases; según Beatriz Elena, la maestra de inglés presenció la agresión y solo intervino para poner un reporte en la Dirección de la secundaria en el que la víctima figuraba entre los agresores.

SOBRE AVISO

Las autoridades de la Escuela Secundaria General No. 11 “Prof. Rafael Huerta Sandoval”, estaban al tanto del caso de bullying, de hecho, en febrero de este mismo año Sergio pidió ayuda a la Trabajadora Social del plantel público y ésta citó a la madre para buscar una solución juntos.

“A mi hijo lo apodaban ‘guarro’, creímos que significada gay porque él siempre se la llevaba con puras niñas, tenía muchas amiguitas; después supimos que significa muchas cosas ofensivas y feas como cochino, cerdo asqueroso, marrano, feo, muchas cosas horribles; yo y la trabajadora social le dijimos que no hiciera caso y las autoridades del plantel me dijeron que no hiciera escándalo que ellos lo resolverían, pero ya no me volvieron hablar y se tranquilizó la cosa”, afirmó la madre.

Luego del suicidio de Sergio, la madre acudió al plantel y afirma que el director de la secundaria, Eduardo Verdugo Ramirez, le pidió que no hablara con los medios de comunicación, que la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) tomaría “cartas en el asunto”.

Beatriz Elena junto a sus dos hijas, abandonaron la casa donde vivían con Sergio porque les causa mucho dolor el recuerdo del joven, ahora solo piden que las autoridades respondan e intervengan en la Secundaria No. 11 porque afirman que hay otros estudiantes que son víctimas de acoso por parte de sus compañeros.

En un comunicado de prensa, la SEC en Sonora lamentó lo ocurrido pero niega que el bullying sea una problemática generalizada en los más de 4 mil planteles de educación básica en la entidad.

Enlaces de interés: No te calles, ¡denuncia!

 Acoso Escolar

Leave a Response