Destacada

AMLO y Ebrard, atrás de las hordas de inmigrantes a México

Por Dr. Jorge Ballesteros

Marcelo Ebrard, siguiendo órdenes del presidente López Obrador, firmó el pacto mundial migratorio de la ONU, el 10 de diciembre de 2018 que tuvo lugar en Marrakech, Marruecos.

Luego de la firma de este pacto, la migración global pasa a manos de la ONU, que no es otra cosa más que un hacinamiento de políticos de izquierda y progresistas globalistas, que junto a George Soros, buscan exterminar cualquier remanente de estado constitucional y causar caos colando a culturas totalmente dispares en un mismo lugar y de este modo eliminar cualquier identificación con alguna nacionalidad.

Este Pacto Global para la Migración no significa otra cosa que la entrada de inmigrantes provenientes de Centroamérica, África, Asia y cualquier otro país, en que alguna persona quiera emigrar a México, con todos los males y problemas que eso vaya a ocasionar.

Con la firma de este tratado, López Obrador, cederá el derecho a la ONU, es decir que México estará obligado a dar programas de reasentamientos esto incluye terrenos, casas, servicios de seguridad social, Infonavit, desempleo, (e incluso ya se les está pagando) por si fuera poco aparte de recibirlos se deberá ayudar económicamente a sus países de origen.

Contrasta la actitud entreguista e irresponsable, falta de patriotismo de López Obrador, con la actitud gallarda y patriota del presidente Brasil, Jair Bolsonaro, que se retira del Pacto mundial para una Migración Segura, en que habían metido a su país el anterior gobierno socialista. Bolsonaro, declaró que a Brasil no entra cualquier persona y quien quiera entrar deberá cantar el himno y respetar la cultura, así como estar sujeto a las leyes, reglas y costumbres de esa nación.

La realidad de este pacto es que legitimará y alentará la inmigración económica ilegal masiva, que se agregaría a los cientos de millones de inmigrantes ilegales que existen en el mundo y sería equivalente a un “pacto de fronteras abiertas”.

Además, el pacto también va a alentar a las naciones a abrir sus sistemas de bienestar. Esto haría que los ingresos fiscales de la salud, educación, e infraestructuras entre otras cosas se desviarán para pagar el “bienestar” de los inmigrantes ilegales. Una crisis económica más para México, sumada a las últimas torpezas de López Obrador en materia económica.

Nuevamente las élites globalistas nos quieren dominar y generarán una nueva crisis económica a nivel mundial. Podemos decir que atrás de todo esto está George Soros y sus patrones los Rothschild que son los que dominan en la ONU, que se ha convertido en un instrumento del Nuevo Orden Mundial.

 Y si esto no fuera suficiente, la semana pasada, en la conferencia mañanera,  AMLO, dijo que ya estaba listo el Plan integral para el Sureste mexicano y “Centroamérica” (Honduras, El Salvador y Guatemala), que este plan iba a impulsar la inversión y crear empleo en estas regiones, y que con esto se va a acabar la inmigración masiva e ilegal. (En “Pejelandia” tal vez, en la realidad lo dudo)

Rosalinda Hueso, la esposa de Marcelo Ebrard, el Secretario de Relaciones Exteriores, desde Honduras, estuvo organizando en conjunto con el gobierno de México, las caravanas de migrantes de centroamericanos para que se vengan a México.

Ciertamente, el Sureste Mexicano es la parte más pobre y menos desarrollada de México, y justifica el impulso económico, pero ¿Centroamérica? ¿De dónde va a sacar dinero para invertir en esos países? que tienen grandes carencias, pobreza extrema, violencia crónica, bandas de Maras Salvatruchas, narcoguerrillas, etc. si aquí en México tenemos 60 millones de pobres, sin un empleo digno, sin vivienda, ni servicios médicos, sin educación, ¿Qué no es el presidente de los mexicanos, y debería de ver primero por sus compatriotas y no querer ser candil de la calle en otros países?

El terrible momento político, social y económico que se vive en México, con este gobierno, ha lastimado en gran manera a millones de familias mexicanas quienes luchan desesperadamente contra la pobreza, desempleo e inseguridad, por eso suena a traición, querer gastar nuestro dinero en ayudar a otros países.

¡Por favor! que alguien le diga a AMLO, que los migrantes no solo son de Centroamérica, de Haití y de Cuba, sino que también vienen de diferentes partes del mundo, como África, China, La India, Indonesia, Europa ¿Qué va a hacer con estos migrantes, también va a apoyar económicamente a sus países de origen?

AMLO dice que el plan lo hizo él y Ebrard con “ayuda” de la CEPAL (Comisión Económica para América Central y el Caribe), que es un organismo dependiente de la ONU. Obviamente está claro que este plan le fue impuesto. López Obrador ¿qué va a saber, de hacer planes de desarrollo económico regionales, si ni siquiera sabe hablar de corridito? Él y Ebrard solo son peones (idiotas útiles) de la ONU y de Soros.

El uso de los migrantes como una nueva forma de hacer ‘revoluciones de colores’ fue una técnica nueva diseñada por los globalizadores, entre los cuales siempre se destacó George Soros.

Soros (con el apoyo de sus aliados) manipula la emigración de América Central y de otros países a México y Estados Unidos porque quiere balcanizar a la región y provocar la caída del gobierno de Trump.