Olor a Dinero

Por el bien de todos, primero los pobres

Fuertes niveles de pobreza extrema y millones de desempleados, seguramente en los próximos meses se verán reflejados en los números de la delincuencia

 Por Feliciano J. Espriella

Esta frase que ha traído a flor de labio desde hace varios años y repite cotidianamente el presidente López Obrador, conlleva intrínseca una verdad de Perogrullo que a la mayoría de la gente nos entra por un oído y nos sale por el otro.

Los elevados niveles de pobreza extrema que llegan a los linderos de miseria, tal y como lo han reconocidos terapeutas y sociólogos en todo el país, se han convertido en caldo de cultivo para la formación de delincuentes desde que los niños empiezan a tener uso de razón

Hoy, en un México en extremo violento, donde alguien puede ganar hasta 20 mil pesos por ostentar el título jefe de sicarios o siete mil pesos por ser un asesino a sueldo, las aspiraciones de nuestra juventud son otras. El poder, la ambición, el dinero fácil, entre múltiples factores, pasaron de poner en las mentes de nuestros niños el jalar el gatillo para asesinar a otra persona y ganarse el “prestigio” de ser los más cabrones.

Por otra parte, si los niveles de pobreza en México han sido ancestralmente pavorosos, los acontecimientos que vivimos en la actualidad con toda seguridad producirán varios millones de pobres más y, el número de desempleados, de suyo ya muy voluminoso, será fuertemente incrementado.

Entiendo los mensajes cargados de optimismo del presidente en el sentido de que pronto empezará a recuperarse la economía y nos encaminaremos a nuevos niveles de bienestar. Es el jefe del estado mexicano y aunque para muchos “bienintencionados” su popularidad va en declive, para decenas de millones continúa siendo su líder y creen en él. Entonces, lo crea o no, su deber ante todo es el infundir ánimos y esperanza a la población.

Pero la economía no funciona a base de buenos deseos sino de acciones que generen empleo y riqueza y éstas, aún las más acertadas, requieren tiempo para rendir frutos. Que no nos quepa duda, la recuperación será lenta y dolorosa.

La delincuencia que viene

Un coctel que se antoja muy peligroso: fuertes niveles de pobreza extrema y millones de desempleados, seguramente en los próximos meses se verán reflejados en los números de la delincuencia. Ha sucedido antes y sucederá de nuevo.

La pregunta es entonces ¿Quién o quiénes pueden y deben hacer algo para paliar e intentar minimizar el grave problema social que se avecina? Lo más fácil y sencillo es esperar de parte de la ciudadanía que lo resuelvan las autoridades responsables. “Para eso les pagamos”, dirán muchos y dirán bien. Ésta es una manera muy cómoda y simplista para algo qué, como ha sucedido en el pasado y seguramente sucederá en el futuro, rebasará la capacidad de control de las corporaciones policíacas.

Si creemos que es verdad que “por el bien de todos, primero los pobres”, es tiempo de empezar a movernos en ese contexto y ver cómo ponemos nuestro granito de arena para enfrentar el grave problema social en ciernes.

Hay muchas organizaciones altruistas a través de las cuales podemos ser partícipes en la recuperación del país y apoyar a nuestros hermanos más necesitados. Mencionaré dos que están realizando acciones verdaderamente ejemplares:

PASS (Programa de Acción Social Sistémico)  

Para combatir los estragos que está causando la pandemia entre las familias más vulnerables, el Instituto Francisco Javier Saeta, IAP, diseñó el programa PASS (Programa de Acción Social Sistémico) cuyo objetivo es apoyar a las familias hermosillenses con 4 líneas de acción:

1)  Ofrecer alimentos de manera equitativa.

2)  Suministrar medicamentos a quienes padecen enfermedades crónicas degenerativas y están imposibilitados para comprar su tratamiento.

3)  Prevenir episodios de estrés, ansiedad, depresión y violencia a través de la promoción de la práctica del deporte entre las familias y herramientas psicológicas para reducir sus niveles de estrés y sus consecuencias.

4) Apoyo a las personas que se dedican a ofrecer productos y/o servicios por cuenta propia y necesitan un fondo inicial para reintegrarse a la economía.

Se ha creado la plataforma www.apoyosocial.org.mx para el registro de  los hermosillenses que requieran ayuda.

Hermosillo Cómo Vamos

Esta organización busca mejorar la calidad de vida de los hermosillenses a partir de la ejecución de acciones que apoyen y estimulen un gobierno municipal eficiente, transparente y honesto, que incluya proactivamente la participación ciudadana en su toma de decisiones. Como organización, busca contribuir al fortalecimiento de la democracia y las instituciones, mediante la promoción activa de principios y valores cívicos que permitan construir juntos, a los ciudadanos y gobiernos, una mejor ciudad.

En fecha reciente ha realizado importantes donaciones a instituciones que enfrentan y luchan en contra de la pandemia.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.