Vórtice

Vórtice | La mayor crisis de salud en México

Lo que está sucediendo en México con la pandemia, se diga lo que se diga, se salió de control y las mentiras de Hugo López Gatell, solo sirven para mantenernos en la ignorancia

Por Dr. Jorge Ballesteros

México ha alcanzado la tasa más alta de mortalidad por coronavirus en todo el continente americano, según la Organización Mundial de la Salud.

En este mes de junio, se instaló en México como la capital mundial por coronavirus, la cifra de 1,044 decesos reportados el día del padre, alarmó al mundo, solo superada por el reporte del 3 de junio, cuando se reportaron 1,092 muertes, entonces teníamos 11 mil 729 decesos en total, 18 días después ya tenemos más del doble con 26,648 muertes.

Ineptitud, irresponsabilidad, actos verdaderamente criminales, son los que se dieron con el mal manejo de la pandemia. López Obrador y López Gatell, siguen mintiendo a los mexicanos sobre el número de los contagios y de las muertes, maquillando las cifras, no hay una verdadera estrategia, solo ocultamiento por razones políticas y electorales.

El subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, se ha caracterizado por su capacidad para mentir. Han venido apareciendo las contradicciones que permiten conocerle no como un académico, sino como un político que utiliza la mentira para fines aún poco claros.

López Gatell perdió toda credibilidad cuando expresó que “La fuerza del presidente es moral, no es una fuerza de contagio” (16-03-2020 El Universal) pues muchos visualizaron una zalamería enorme al tratar de quedar bien, sin medir que, hacerlo, le restaría enormemente su credibilidad.

“No es necesario el uso de cubre bocas para personas que no tienen síntomas de coronavirus” (28-02-2020 Milenio) fue de las primeras afirmaciones que muchos le contradecían, pero le costaba aceptar públicamente; sin embargo, después de resistirse y aferrarse a esta creencia, expresó “el cubre bocas será una medida auxiliar para evitar la propagación de Covid-19” (25-05-2020 Impacto y tv). Por lo visto, el fundamento está en que el presidente era quien no deseaba y sigue sin usarlo, la ignorancia y pobre intelecto es la razón para exponerse de esa manera.

Otra falsa afirmación -prácticamente todos le encontramos poco sentido- “hemos dicho que hemos aplanado la curva, no decimos que es exactamente plana, quiere decir que comparado con no hacer intervenciones masivas, habríamos tenido muchos casos más” (05-05-2020 El Mañana) pero, luego expresó “no se debe confundir que la epidemia en su conjunto haya llegado en su pico máximo y esté en descenso. No es el caso” (29-05-2020 El Imparcial).

Las señales contradictorias han sido propicias para generar confusión entre la población, “la «nueva normalidad» comenzará con la reanudación de todas las actividades en los «municipios de la esperanza», donde no hay ni un sólo contagio el 18 mayo…”

“La tercera, comienza el 1 de junio con el término de la Jornada de la Sana Distancia y comienzo del semáforo en zonas donde sí hay contagio” (13-05-2020 snpnoticias) sin embargo, todo el territorio está en rojo, pidiendo a todos desesperadamente acatar las medidas de prevención, pero ni el presidente hace caso a ellas.

El 11 de junio el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, admitió que sus proyecciones habían sido rebasadas y que la epidemia llevaba estancada y sin patrón descendente más de dos semanas. Lo único que ha hecho López Gatell desde que empezó esto ha sido contar muertos, nunca nos ha dicho una estrategia real.

Nada de que la curva sea plana, peor aún nada de que ya domamos la pandemia. El epidemiólogo Hugo López Gatell, está en un serio aprieto, al evidenciar por las cifras que le miente al presidente Andrés Manuel López Obrador y le da atole con el dedo a todos los mexicanos.

A esto hay que sumarle la estrategia del gobierno de López Obrador y de Hugo López Gatell, de no realizar pruebas para ocultar la epidemia y de registrar las defunciones como neumonía atípica, neumonía comunitaria, influenza y otras variantes por el estilo.

López Gatell, este médico de escritorio, arribista, lambiscón y mentiroso como López Obrador, ha dicho “Esta epidemia del coronavirus fue importada por grupos sociales de alta capacidad económica”. Este discurso falso e ideologizado, es para provocar la lucha de clases y polarizar más a la sociedad, ricos contra pobres.

López Gatell no es muy diferente de López Obrador, ambos fueron porros de izquierda, cuando eran estudiantes, los dos son comunistas, masones y ateos y carecen de escrúpulos.

Hugo López Gatell que ha provocado la mayor crisis de salud en México, proviene de una familia judía de España, que vinieron a México en 1936 huyendo de la guerra civil española, ya que sus padres militaban del lado comunista republicano y al perder la guerra, se refugiaron en México, gracias a Lázaro Cárdenas.

Los contagios y muertes, los hospitales rebasados, la falta de insumos, insuficiencia de ventiladores, carencia de protección para los médicos y enfermeras que laboran horas extras, las miles de muertes de mexicanos, etc. es el precio que nos impone López Obrador, para instaurar la dictadura Castro chavista en nuestra patria.

Queda claro que para López Obrador, la salud de los mexicanos no es una de sus prioridades, lo realmente importante para él, es ganar las elecciones y perpetuarse  en el poder, a cualquier precio.

Por eso se ha negado a hacer pruebas de detección del virus, como se hace en todas partes del mundo, ya que si se supiera la verdad del elevado número de contagios y de muertes,  mucho mayor que los que se dieron en EEUU, en España o en Italia, entonces la gente que todavía vive engañada y que cree en sus promesas no le daría el voto en el 2021 y se le caería el teatro a  este payaso.

La afinidad con el comunismo de este gobierno es innegable, se ha realizado un convenio con la dictadura cubana para traer a cientos de médicos cubanos como asesores en la pandemia de coronavirus. López Obrador va a empezar a financiar la economía en ruinas del régimen castrista.

El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) de México ha pagado 135 millones de pesos (unos 6.1 millones de dólares) a Cuba para este convenio, mientras que las autoridades capitalinas se encargan del hospedaje, la alimentación y los traslados.

“El grupo de médicos extranjeros está compuesto en su mayoría de médicos generales sin especialidad, y se ha denunciado como pasó en Bolivia, que muchos de ellos no son verdaderos médicos, sino agentes comunistas del régimen castrista.

La ONU ha acusado al gobierno de cuba de esclavitud y trata de personas en relación a los médicos cubanos, ya que estos, solo perciben el 20 % de su sueldo, el resto se lo queda el régimen cubano, además de que los tienen bien vigilados y a su familia como rehén en la isla para evitar que deserten.

La Organización Panamericana de la Salud, advirtió que en México crece la pandemia de covid por lo que las autoridades pueden contar con su apoyo, todo mundo les ha ofrecido apoyo, pero no quieren. Sin embargo contratan a médicos cubanos que no saben nada de la pandemia.

Se está hipotecando la salud de los mexicanos por compromisos de carácter ideológico, debido a la afinidad política entre el Gobierno mexicano y el cubano.

La estrategia de los asesores cubanos y etarras de López Obrador, ha sido la de ventilar los escándalos al interior de Morena, para crear cortinas de humo, y que no se hable del coronavirus, aprovechando las grietas que ya se empiezan a formar tanto en el gabinete como en el partido de Morena, que por todos lados está supurando pus pestilente.

Evitemos caer en la trampa de la distracción, con los pleitos que se destapan todos los días en la mañanera. Lo que está sucediendo en México con la pandemia, se diga lo que se diga, se salió de control y las mentiras de Hugo López Gatell, solo sirven para mantenernos en la ignorancia.

El país vive el pico máximo de contagios 216,852 y 26,648 defunciones por coronavirus: 31 de 32 entidades se encuentran en “riesgo extremo” por la pandemia, según el propio semáforo elaborado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Pero más allá del dramático efecto de las cifras, los distractores van sobre el efecto político que de acuerdo a los datos oficiales exhiben a entidades gobernadas por Morena, como las que peor están manejando la pandemia. Los tres estados líderes en contagios y muertes por cada 100 mil habitantes son Baja California, Ciudad de México y Tabasco, los tres gobernados por Morena.

Quizás la mejor descripción de lo que vivimos la vio Eric Feigl-Ding, el epidemiólogo de Harvard, quien lanzó un dramático tuit: “Santo cielo estoy llorando por México, más del 50 % es el porcentaje de positividad, más de la mitad de los que toman la prueba son positivos, aun en los peores periodos de Nueva York o Madrid, Lombardía, jamás se aproximaron al 50 % de positividad. México podría estar experimentando algo sin precedentes.

Se está ocultando a la sociedad de que el gobierno federal ha perdido el control en el manejo de la pandemia del COVID-19, para evitar que el presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena, paguen los costos políticos de cara a las elecciones intermedias del 2021.