Olor a Dinero

OLOR A DINERO | Ni los ven, ni los oyen… en su salud lo hallarán

“Lo único que han hecho los opositores es entorpecer, criticar, denostar, y hasta calumniar a López Obrador y la 4T y, así, no se ganan elecciones en ninguna parte del mundo”.

Por Feliciano J. Espriella

Una de las frases que marcaron el sexenio de Carlos Salinas de Gortari fue el “ni los veo ni los oigo”, refiriéndose a la oposición que lo interpelaba en sus informes de gobierno, y al hacer un parangón con la situación actual, se la pretendo adjudicar a los opositores al régimen lopezobradorcista.

En esta ocasión, a los opositores que me referiré serán aquellos que contendrán en los comicios del 2021 en la búsqueda de desplazar al presidente y su grupo.

O sea, partidos y políticos que a diario se regodean ante la expectativa, según señalan multitud de comunicadores, medios escritos y electrónicos y en especial columnistas de todo el país, que el repudio a las acciones del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, se reflejarán en las urnas y perderá muchas de las posiciones que la población les otorgó en el 2018.

Para probarlo, sacan frecuentemente a relucir sobre las preferencias electorales a lo largo y ancho de todo el país, para, con ellas demostrar que las tendencias (ojo, tendencias) van a la baja y se reducen paulatinamente las preferencias electorales de Morena sobre los partidos de oposición.

Pero se reduzca o no la aparente ventaja de Morena en las próximas elecciones, la realidad, les guste o no a los opositores, es que, si en estos momentos fueran las elecciones, el partido en el poder los volvería a barrer. Con poco margen quizás, como aseguran las encuestas (muchas de ellos a modo), pero los barrerían. Pero, en mi opinión, las encuestas que frecuentemente realizan los más connotados, conspicuos y desprestigiados encuestadores, adolecen del mismo defecto que las realizadas por esos mismos despachos en la elección presidencial de 2018. Si no se cree, echemos un vistazo a lo sucedido en los comicios pasados.

En la elección 2018 se equivocaron ampliamente algunas encuestadoras.

En la elección del 1º de julio de 2018, el 52.96% emitió su sufragio a favor de López Obrador; el 22.4982% a favor de Ricardo Anaya; el 16.402% por José Antonio Meade y unos cuantos por El Bronco.

¿Cómo pronosticaban las encuestadoras los resultados una semana antes de los comicios? Andrés Manuel López Obrador: Consulta Mitofsky, 24 de junio: 37.7%; GEA-ISA, 25 de junio: 44%; Parametría, 27 de junio: 45%. Quien más se acercó a los resultados finales fue GEA-ISA, que pronosticó ocho puntos menos en relación al resultado final, aproximadamente 4.5 millones de votos.

Si las preferencias en todas las encuestadoras, que aseguran van a la baja, pronostican triunfos de Morena en la gran mayoría de las gubernaturas, las diputaciones federales y una multitud de los principales municipios del país, ¿Por qué lanzar las campanas al vuelo en lugar de trabajar para acortar esas diferencias que en lo personal considero virtuales y alejadas de la realidad?

Lo único que han hecho los opositores es entorpecer, criticar, denostar, y hasta calumniar a López Obrador y la 4T y, así, no se ganan elecciones en ninguna parte del mundo.

Tengo la certeza que al igual que las encuestadoras, los opositores ni ven, ni oyen a quienes le dieron la abrumadora ventaja en las urnas al actual presidente. A los de abajo, como diría él.

Los invisibles

En mi opinión, las encuestadoras que realizan encuestas de campo (directamente en los domicilios) dejan al margen hasta un 40% de la población. No van a los suburbios, invasiones, colonias pauperizadas y a la inmensa mayoría de las pequeñas poblaciones rurales escondidas en lo más recóndito de las entidades federativas.

¿Y qué creen? Allí moran millones de mexicanos a las que el régimen actual por primera vez en siglos ha volteado a verlos y les brinda apoyos, que, aunque modestos, les sirven cuando menos para paliar el hambre ancestral.

Estas personas antes no votaban, pero en el 2018 muchos lo hicieron y me parece que en el 2021 aumentará el número de los que acudan a las urnas, ¿Por qué partido votarán?

De las encuestas telefónicas, por redes sociales y otros instrumentos similares, lo único que puedo decir es que se dirigen en un altísimo porcentaje a los estratos sociales más favorecidos y, aun así, pese a las permanentes campañas en contra del régimen y el presidente, los resultados favorecen a Morena.

Por otra parte, los gritos, críticas viscerales e insultos en contra de AMLO, se quedan en el círculo rojo, es decir en un puñado de mexicanos, la mayoría con intereses creados que fueron arropados por la corrupción y la impunidad de los regímenes anteriores.

Recomendación: Políticos y partidos opositores si no quieren repetir el tsunami del 2018, pónganse a trabajar. Ya perdieron mucho tiempo. Demuestren que son opciones viables y sobre todo confiables.

Generen condiciones para crear cuadros nuevos, ¿o qué? ¿Piensan contender con las mismas candidatas y candidatos perdedores de hace dos años?

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.