General

Rusia califica de “infundadas” las críticas a su vacuna para el Covid por parte de otras naciones

Autoridades rusas calculan que podrían elaborar 500 millones de dosis anualmente y sopesan a varias naciones para iniciar la producción en masa, específicamente en América Latina

Por Redacción

El ministro de Sanidad de Rusia, Mijaíl Murashko, calificó de absolutamente infundadas las críticas a la vacuna contra el Covid-19 desarrollada en su país, mismas que atribuyó a la “competencia” en el mercado internacional.

Actualmente hay cinco biológicos en la fase 3, entre los que no se encuentra el ruso. Se trata del que desarrollan los laboratorios alemán BioNTech y el estadunidense Pfizer, el de la biotecnológica Moderna (tambien de Estados Unidos), los dos proyectos de los laboratorios chinos Sinopharm y Sinovac, y el que realiza la Universidad de Oxford con la farmacéutica británica AstraZeneca.

“Colegas extranjeros, que aparentemente sienten cierta competencia y las ventajas del fármaco ruso, tratan de expresar algunas opiniones que, a nuestro parecer, son absolutamente infundadas”, dijo Murashko a la prensa.

Algunos países han expresado dudas sobre la eficacia de la vacuna Sputnik V que anunció el martes el presidente ruso, Vladimir Putin, dado que ni siquiera ha completado los ensayos clínicos –le queda pendiente la tercera fase– y fue la primera en ser registrada como tal en el mundo. La desarrollaron el centro de investigación Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI).

Se trata de una vacuna de doble dosis que genera inmunidad duradera, la cual se preservará hasta dos años, según el Ministerio de Sanidad. Las autoridades rusas calculan que podrían elaborar 500 millones de dosis anualmente y sopesan a varias naciones para iniciar la producción en masa, específicamente en América Latina.

El RFPI ya recibió solicitudes de más de 20 países para adquirir mil millones de dosis de la Sputnik V, si bien el organismo ruso aclaró que su exportación dependerá de “la aprobación del biológico en distintas naciones, así como de las capacidades de la producción”.

La primera tanda estará lista dentro de dos semanas para inmunizar a médicos y profesores de escuelas y universidades.

El RFPI y el estado brasileño de Paraná firmaron un acuerdo de cooperación para la elaboración y distribución de la Sputnik V, la cual podría empezar a generarse en el segundo semestre de 2021.

Cuba también trabaja en una vacuna propia para combatir el Covid-19, al tiempo que negocia con Rusia la fabricación en la isla de la registrada por sus científicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró ayer que espera “con impaciencia” analizar los resultados de los ensayos clínicos de la desarrollada por Rusia. El inicio de la fase final (3) de las pruebas de esta vacuna, en las que participarán más de 2 mil personas, estaba previsto para ayer, afirmó Putin, aunque Rusia no ha publicado los estudios detallados del resultado de los ensayos clínicos que probarían su eficacia.

La OMS recordó que la “precalificación” y homologación de una vacuna exige un procedimiento “riguroso”, mientras su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reiteró su llamado a los jóvenes para ayudar a frenar la transmisión del Covid-19.

En tanto, la Organización de Naciones Unidas advirtió que la pandemia podría profundizar los conflictos existentes e instigar nuevas confrontaciones.

En Bruselas, el uso de cubrebocas será obligatorio en los espacios públicos. En Alemania, el ministro de Salud, Jens Spahn, mostró su preocupación por el aumento de los casos de coronavirus en el país.

Las residencias de ancianos fueron confinadas en Nueva Zelanda a raíz de un repunte de la epidemia, mientras China suavizó las condiciones de entrada para los ciudadanos de 36 países europeos.

 

Europa Press, Sputnik, Ap y Afp