EntrevistasPrincipales

Abandonan a rancheros en sequía

El “Monitor de Sequía” de Conagua indica que toda la entidad está afectada.

La situación para los ganaderos en la entidad puede aumentar debido a que no hay recursos adicionales para Sonora en Presupuesto Federal 2021

 

Por Rigo Gutiérrez y Gerardo Moreno

Don Antonio se aproxima montado en su “Bayo” abriéndose paso entre el amarillento sendero de pasto, a un costado de la carretera rumbo a Mesa del Seri. Con la tranquilidad que se respira al amanecer en el campo, el experimentado ranchero hermosillense llega silbando una desconocida canción. En sus 40 años de pastorear reses no recuerda una situación tan crítica como la que hoy enfrentan: no hubo lluvia, las vacas no tienen qué comer, no alcanza para comprarles comida y poco a poco se les están muriendo.

“Aquí no hay comida; los potreros como ese de enfrente están vacíos, la gente se está llevando el ganado a donde sí puedan comer; o a veces aquí a un lado de la carretera traen a los animales comiendo, porque no hay más”.

Desde su caballo, el señor Tinoco nos platica que llevarle comida a las vacas sale caro. Explica que una paca de alimento les cuesta 140 pesos. Así, los ganaderos que tienen unas diez vacas deben invertir al menos 10 pacas diarias. “Y es nomás para engañarlas, porque automáticamente no la llenas”, afirma en tono gracioso.

Ante este escenario y con dolor de deshacerse de las vacas que han tenido por años, algunos rancheros mejor han decidido vender, porque lentamente se les están “cayendo de hambre” las reses y una vez que caen ya no las logran, según platica.

En este momento, dice, los mismos ganaderos hasta andan quemando choyas en el monte para que coma el ganado. Para esto utilizan quemadores de gas que le tumban las espinas y deja el cactus listo. Ven pocas opciones.

 

Sequía Extrema acabará con más de 35 mil cabezas 

Jorge Guzmán Nieves, secretario de Agricultura, Ganadería, Recursos Hidráulicos, Pesca y Acuacultura, en entrevista

Jorge Guzmán, titular de Sagarhpa adelanta que esta crisis podría acabar hasta 35 mil cabezas de ganado.

para “Primera Plana” asegura que Sonora está atravesando una de las peores sequías en los últimos 50 años.

Para darse una idea de la gravedad, explica que según el “Monitor de Sequía” que emite la Comisión Nacional del Agua, Sonora es la entidad a nivel nacional con más municipios afectados por la sequía. En el reporte publicado el 23 de noviembre de los 72 municipios, 50 están considerados con “Sequía severa”, y 22 con “Sequía extrema”.

Sin embargo, aunque desde septiembre las autoridades estatales hicieron el trámite para solicitar la “Declaratoria de Emergencia” por sequía ante la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), el secretario Guzmán Nieves lamenta que no hubo respuesta positiva de la dependencia federal.

“En la SADER la respuesta que tuvimos después de casi un mes de haber hecho la solicitud fue que no podían porque no tenían programa para atender la emergencia”.

Otra instancia a la que recurrieron fue la Conagua, ahí todavía no les dan respuesta, debido a que por sus criterios y políticas se tienen que esperar a finales de noviembre una vez finalizado el ciclo hídrico.

“El sector ganadero es el que está más afectado, como no hubo lluvias en verano los agostaderos no disponen de pasto y se están tomando medidas de tener que exportar parte de su ganado y conservar únicamente el ganado que se pueda mantener”, apunta.

El secretario revela que ante la nula atención del Gobierno Federal a esta importante problemática, pusieron manos a la obra y lanzaron un programa de financiamiento que calculan puedan colocar hasta 20 millones de pesos.

“Los primeros cinco meses son a tasa cero. Los estamos canalizando a través de las asociaciones ganaderas locales, en municipios y para esta semana entregamos los primeros recursos a quienes nos presentaron la solicitud, con los documentos que se requiere”.

El panorama para la ganadería se observa complicado. En un año normal la mortandad de reses tiene un índice de 1%, pero en un año como este podría ser hasta de 3%. “La cantidad de ganado que puede perderse por la sequía podría rebasar las 35 mil cabezas”, vaticina.

 

A los diputados no les interesa el campo

En este sentido, Guzmán Nieves ha buscado a los diputados federales de Sonora para hacerles ver la urgencia y consideren un programa emergente en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021. Pero tampoco se ha visto respuesta favorable.

Y es que sostiene que al sector agropecuario en general le está yendo pésimamente con la forma de cómo quedó asignado el PEF al sector Agroalimentario del país.

“La SADER trae un presupuesto por el orden de los 39 mil millones de pesos, los programas que se están atendiendo no son programas que los estados del norte tengamos una participación”.

Para ilustrar, aclara que del presupuesto de la SADER etiquetado para Sonora, lo único donde tiene participación es en programas de Sanidad, que viene con una reducción del 20%, para el 2021. El otro programa son los de precios de garantía para agricultores de trigo y maíz, donde de los más de 800 mdp que se esperaban este año no ha llegado ni el 7%.

“Estamos ante un escenario adverso. Hemos tenido reuniones con los sectores buscando construir el mejor camino, pero sí es lamentable que nuestros diputados para este presupuesto del 2021 no los vimos involucrados buscando la manera de como tener instrumentos con los cuales pudiéramos dar la atención entre Gobierno Federal y Gobierno Estatal a este sector que es importante”.

 

Tormenta perfecta, pero no de lluvia

 Los más afectados con esta sequía son los pequeños productores y las zonas rurales, ya que no pueden sobrevivir económicamente y están en un serio riesgo de cerrar sus ranchos.

Rubén Molina Molina, secretario general de la Unión Ganadera Regional de Sonora (UGRS) señala que la situación

Rubén Molina, secretario general de la UGRS pide urgentemente que se emita declaratoria de emergencia.

actual no tiene precedentes. Este año se combinaron factores: la falta de lluvia, la reducción en el precio del ganado, se cancelaron los apoyos, subsidios y programas del Gobierno Federal, y la pandemia que limitó a toda la industria.

“Creo que el sector ganadero nunca había estado en una situación tan complicada y tan generalizada en todo el estado”.

En Sonora hay registrados 31 mil 164 unidades productivas de ganado (ranchos o ganaderos), repartidos en 97 asociaciones, y las 97 presentan problemas serios por la seguía.

“Es una situación de emergencia, real y actual, aparte el pronóstico de la niña que es el fenómeno meteorológico que está causando esta sequía, se va a extender, por lo que dicen los pronósticos, hasta la próxima primavera, pues vamos a tener un invierno, como ya lo estamos, con clima de verano”.

 

Falta de alimento

Molina Molina aclaró que el negocio de la cría de ganado es producir alimento, que son kilos de carne, que se obtiene haciendo engordar a las vacas y a los becerros, para lo cual se necesita alimento, que se produce con las lluvias.

“Un rancho te produce kilos de carne, ya sea como kilos de becerros que nacieron ahí o como kilos de aumento de

Monitor de sequía en México.

peso de animales que tu metas a pastar ahí. A fin de cuenta la magia del ganado y la maravilla que hace el ganado es que te convierte kilos de zacate, de flor, de pechitas y de tantas cosas que tiene el agostadero, que lo ofrece por las lluvias, te lo convierte en carne”.

Por eso, precisó que cuando no hay lluvias no se produce forraje, que es el alimento de ganado y entonces no produces carne. Eso genera que el empresario tenga que reducir su inventario o reducir la escala en que vendes el ganado, generando pérdidas y eso es algo que realmente puede hacer que un ganadero caiga en quiebra de un año para otro.

“La naturaleza lo que produce es forraje y el ganadero de lo que se encarga es convertirlo en la mayor cantidad de kilos de carne posibles. Sin forraje y sin lluvia no tiene nada que convertir”.

 

Sin ventas

Un sector de los ganaderos que se han visto muy afectados por la sequía actual, son los productores de ganado de alta genética, como toros de registro, vacas y becerras para cría de alto registro.

Explicó que la cría de ganado de alta genética ha sido una de los ejes de acción de la administración del Ingeniero Héctor Platt al frente de la Unión Ganadera, donde las crías sonorenses son reconocidas a nivel internacional.

“Como no hay dinero para que el ganado coma, ni para llevarle agua, pues imagínate ahorita se colapsó la venta de toros, la venta de ganado de alto registro, y lo que producen ese tipo de ganadería, que ya no es para convertirlo en carne sino para convertirlo en pie de cría para los demás ganaderos”.

Esta parte de la ganadería sonorense está totalmente colapsada, donde incluso hay subastas regionales que se han realizado este 2020 en Sonora donde no se vende un solo toro.

 

Pequeños productores los más afectados

Aseguró que la Unión Ganadera está operando su planta de alimentos y a través de sus asociaciones regionales, está dando apoyos, créditos y subsidios en fletes a las asociaciones que tiene más complicada su situación financiera.

Además, aplica un precio de descuento para el ganado que se subaste y un apoyo de 120 pesos y la reducción de las comisiones en las subastas, tratando de apoyo a los productores, pero eso no es suficiente.

“Ese tipo de cosas es lo que estamos viendo, los ganaderos están entrando en mora, como mucha gente, entonces la situación es muy crítica, es de emergencia, el ganadero, como asociación, es una situación de evidente emergencia, es emergencia la que tenemos ahorita”.

El secretario de UGRS aclaró que al momento no hay una cuantificación exacta de la afectación que han tenido los ganaderos por esta seguía. Lo que se sabe al momento es que ya hay mortalidad de ganado, tan solo en el sur se reportan mil cabezas y en la sierra otros 50 en un solo día.

Pero, además, los productores tienen que vender en un 30 a 40% menos del peso normal, lo cual genera pérdida que el ganadero tiene que asumir, pero es necesario porque no hay alimentos para mantenerlas.

“Lo que se ocupa, lo que urge, es una declaratoria de emergencia, una asignación de recursos especial dada la magnitud del problema que se está presentando. El involucramiento de las instituciones para atender este tema en realidad, entrarle al toro por los cuernos”.

En ese sentido, señaló que serán los pequeños productores, quienes tienen ranchos pequeños y quienes están en las zonas y municipios rurales quienes más afectados se verán con esta situación.

 

Urgente declarar emergencia por sequía

Pero no solo eso, sino que los municipios rurales, cuya actividad económica y su Producto Interno Bruto Local dependen casi al 100% de la actividad ganadera, ahorita están viviendo una situación de crisis muy grande.

El llamado para los ganaderos es ser muy cautelosos en la producción del ganado que realizan y en los costos de productos que están comprando para mantenerse. A la sociedad, es a consumir local, apoyar a los productores y empresarios locales comprándoles sus productos.

Y por supuesto a las autoridades a que se emita de manera urgente una declaratoria de emergencia y de alto riesgo para Sonora y que se liberen apoyos y subsidios a los productores primarios del estado.

 

Más allá del fenómeno de “la Niña”

El fenómeno de sequía no es nuevo en Sonora, y más allá de las consecuencias ambientales, sociales y económicas

La Profesora Maribel Pallanez, explica el fenómeno detrás de la sequía y habla de las lecciones que se deben aprender.

que sin duda se verán en el corto y mediano plazo, la actual sequía debe dejarnos grandes enseñanzas para hacer cambios importantes como sociedad, aseguró la doctora Maribel Pallanez Murrieta.

La profesora de la Licenciatura en Ecología en la Universidad de Estatal de Sonora (UES) explicó que son muchas las variantes que pueden llevar a generar una sequía, donde sin duda interviene la afectación al medio ambiente, el calentamiento global y los efectos de la actividad del hombre.

“Hablando del clima, se le ha atribuido de cierta manera al efecto del Niño y la Niña a la disminución de las precipitaciones o el incremento de las precipitaciones en otras partes del mundo… que no necesariamente, y hay que aclarar, no viene uno detrás del otro, no porque ocurra un niño va ocurrir una niña, ni viceversa”.

La investigadora en temas medioambientales y sociales, detalló que es un poco impredecible cuándo surgirá un fenómeno climático, pero lo que sí se sabe son sus efectos. Por ejemplo, cuando está el fenómeno del Niño aumenta la humedad y las lluvias, y con la Niña es todo lo contrario.

El niño ocurre más comúnmente en el Pacífico central y es cuando las aguas superiores se calientan, eso genera mayor humedad y más nubosidad, luego el viento las distribuye y eso genera precipitaciones en ciertas partes del planeta.

Por otro lado, la niña es cuando las aguas del mar se revuelve de manera vertical, haciendo las aguas profundas suban generando que las aguas de la superficie se enfríen, generando menos nubes y poca lluvia: “se ha dicho que parte de esta sequía prolongada que estamos teniendo en Sonora tiene que ver con este tipo de efectos climatológicos”.

Combinado con los gases de efecto invernadero y todos los contaminantes que arrojamos a la atmósfera, ocasionan una condición de calor atípico, como la que estamos viviendo en estos momentos en pleno invierno en Sonora. Entonces no solo es la falta de lluvia, sino también el calor extremo.

“Sí es una sequía importante lo que está ocurriendo en Sonora y se está hablando de un porcentaje importante de municipios en esta condición; pero ya hemos tenido sequías anteriores. Habría que recordar en Hermosillo cuando se secó la presa Abelardo L. Rodríguez por ahí del 96 al 2000”.

 

La afectación

La Doctora Pallanez explicó que en Sonora hay una variedad de ecosistemas muy grande donde se tiene una biodiversidad muy alta, que va desde la costa, el desierto, bosque, selva baja y sierra, donde todos necesitan agua para subsistir.

“En los servicios ecosistémicos también hay afectación, no tendremos recarga de acuíferos, zonas que tal vez son de esparcimiento porque tenían agua van a dejar de serlo. El agua también genera regulación del clima y del microclima de zonas específicas y por lo tanto los ciclos de los organismos plantas y animales se verán afectado… y también la tierra se convierte un suelo árido, donde no se da el mismo flujo de nutrientes”.

Por otro lado, solo hablando del tema económico, sin duda los productores primarios serán los más afectados por la sequía, desde los agricultores, los ganadores y también los pescadores, sobre todo aquellos de aguas continentales como ríos, presas o lagos y los costeros.

Explicó que los ecosistemas tienen algo que se llama “homeostasis”, que es la resiliencia que tiene el propio ecosistema para equilibrarse en tiempos difíciles. Entonces medioambientalmente hablando la flora y fauna se acostumbrará y sobrevivirá, pero quienes deben de poner principal atención a este tema son los seres humanos.

Para esto, dijo, debemos de tomar acciones para mejorar los sistemas de predicciones meteorológicas, como en otros países, y en base a eso prevenir cuando vengan periodos de sequía para guardar agua y mantenernos.

“Son cosas que nosotros también tenemos que hacer y no es por cuestiones teóricas o espirituales es que efectivamente todas las células de todos los seres vivos requieren el agua para todas sus transformaciones químicas y todos los mecanismos fisiológicos que tenemos entonces lo necesitamos”.

 

¿Qué aprendemos?

 La experta en medio ambiente, recalcó que en este tema de las sequías, el medio ambiente, el clima y las actividades productivas, debemos aprender varias cosas y tomar conciencia todos:

Primero sobre la educación del respeto y cuidado del agua: “el agua es un bien público es un bien para la vida, es un derecho humano y entonces todos tenemos derecho de utilizarlo, y utilizarlo racionalmente”.

Segundo, repensar las actividades económicas del estado que más agua nos consumen y valorar si es necesario mantenerlas o si buscar una forma que consuman menos.

También, implementar mecanismos para procurar la recarga de mantos acuíferos y el aprovechamiento de las aguas de lluvias en zonas rurales como urbanas, con mesetas de filtración, pavimento hidráulico y mejor drenaje pluvial.

Entonces la solución del problema va desde la parte educativa, repensar las actividades económicas, políticas efectivas públicas, reforestación y cuidado de nuestros mares. Para que la próxima sequía no sea tan fuerte como la que estamos viviendo ahorita.