Vórtice

Liberen al Kraken

El general McInerney ha explicado que conocen al detalle cómo se ha gestado el fraude electoral en las elecciones de los Estados Unidos

Por Dr. Jorge Ballesteros

¡Liberen al Kraken! Clamaba la abogada de Donald Trump, Sidney Powell. Se preguntará algunos ¿Pero es que quiere echarle al mítico cefalópodo a Joe Biden y a los demócratas para que se los devore? Que según las leyendas nórdicas era un calamar gigante, mitad serpiente marina, de 3 mil metros de longitud, que engullía a los barcos con todo y velas, carga y marinos a bordo. 

Durante una entrevista, el teniente general Thomas McInerney, desveló qué es el Kraken, al que se refería la abogada Sidney Powell. Recordemos que la expresión de la letrada “vamos a liberar al Kraken” se popularizó y dio lugar a todo tipo de teorías y versiones. Ahora, Thomas McInerney parece despejar todas las incógnitas sobre el asunto: “El Kraken es el Batallón de Inteligencia Militar número 305 del Ejército de los EE.UU.”.

Thomas McInerney

El teniente general retirado Thomas McInerney y experto en guerra cibernética en EE.UU. ha realizado unas declaraciones que han supuesto una verdadera bomba informativa. Las revelaciones del militar se han realizado en el programa del presentador Brannon Howse de World View Weekend, al que también fue invitado el general Michael Flynn.

El general McInerney ha explicado que conocen al detalle cómo se ha gestado el fraude electoral en las elecciones de los Estados Unidos, “Trump ya sabía lo que iba a pasar y tenía un plan”, respondió. Pero antes de entrar en el meollo del asunto, el militar quiso dejar clara su experiencia como analista en el Ejército de EEUU durante 16 años. Además, recordó que es especialista en tecnología y armas cibernéticas y añadió que fue el número tres del personal aéreo de la Fuerza Aérea americana y que, actualmente, “su trabajo está íntimamente ligado con la tecnología militar y de inteligencia”.

“El Kraken es la fuente de información de Sidney Powell”, especificó el general. Aunque el batallón de inteligencia 305 no sería el único que recibió la misión de desenmascarar el fraude electoral. El militar reconoce que también existen otras unidades y equipos de élite que están trabajando en ello, pero de las que prefiere “no hablar aún”. Y destaca que, por ahora, “lo más importante es que la división militar de Inteligencia ha identificado a China, Irán y Venezuela  como involucrados en la manipulando del voto y el amaño electoral”.

Sobre ello, Mclnerney enfatizó que la división militar 305 es un Batallón de élite sumamente inteligente, y dio a entender que las acusaciones de los abogados Wood y Powell, incluso las del presidente Trump, Giuliani y Ellis, están sustentadas bajo las pruebas que este Batallón les ha brindado.

Sidney Powell

Igualmente, el teniente general confirmó que las Fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU. incautaron los servidores de Dominion Voting System en Frankfurt, Alemania. Rudy Giuliani ya había hablado sobre la compañía barcelonesa Scytl, así como los programas informáticos de Smartmatic creado en Venezuela y su presunta “implicación en el masivo fraude electoral en las elecciones 2020 de Estados Unidos”.

Ahora, el general asegura que “el comando de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos se hizo con una granja de servidores en Frankfurt, Alemania, porque estaban enviando datos desde seis estados americanos, a través de internet, a Barcelona y luego a Frankfurt”.

McInerney detalla que los servidores fueron decomisados en una sede de la CIA y, lo más grave es que, según sus informaciones, algunos soldados perdieron la vida en esa misión especial. “Mi informe inicial es que algunos soldados estadounidenses murieron en esa operación. Ahora bien, esa fue una operación de la CIA, así que eso es lo más preocupante”.

Por esta razón, el general alerta de que existen funcionarios del más alto nivel político y de seguridad, pertenecientes al Deep State (Estado Profundo) que están detrás del fraude. “Se sabe que han cometido traición y van a ir a la cárcel. No hemos visto una traición de esta magnitud en nuestra historia. Esto ha sido un golpe de Estado. Las máquinas decomisadas en Alemania mostrarán las pruebas del fraude, pero será ante la Corte Suprema”, indicó.

Entre sus impactantes declaraciones, el general manifestó que HAMMER y otras armas cibernéticas, que EE.UU. había utilizado contra otros países, ahora “se están desplegando contra ellos”, alegando que el enemigo está dentro. “Sabemos y tenemos las pruebas de que China, Irán, Venezuela y los demócratas están detrás de todo. Obama, los Clinton, Nancy Pelosi y Joe Biden están metidos también en el fraude”, sentenció McInerney.

Asimismo, el militar desconfía del FBI, la CIA y de la Fiscalía del Departamento de Justicia (DOJ), ya que, como comunicara Powell, “no están haciendo nada”. Por este motivo, “Trump tuvo que acudir al Kraken para que investigara todo el fraude electoral de gran escala”, espetó McInerney.

Sobre ello, el general argumenta que hubo una coordinación en los cinco estados claves —Pensilvania, Wisconsin, Michigan, Arizona, Nevada y Georgia— que dejaron de contar votos al mismo tiempo. “Usaron HAMMER y Scored, además de Dominion para colocar a Joe Biden en cabeza de la elección en cada estado. Se utilizó un algoritmo. Todo esto lo mostraremos en la Corte Suprema”.

En lo que atañe a los lazos de Dominion con China, el millonario pago de UBS Securities LLC a Staple Street Capital no es la primera conexión que sale a la luz en las últimas semanas. Hace pocos días, se conocía que Andy Huang, gerente de infraestructura de la compañía, había trabajado anteriormente para China Telecom, el gigante de las telecomunicaciones dedicado a controlar la vida de los chinos que sirve de mal ejemplo para algunos de sus homólogos occidentales.

UBS Securities LLC es un banco de inversión con sede en Pekín, afiliado a la entidad financiera suiza UBS, propietaria de un cuarto (exactamente un 24,99%) de su capital. El 75,01% restante se lo reparten cuatro grupos empresariales propiedad de diferentes estamentos del poder político chino. El principal accionista es Beijing Guoxiang (33%), de titularidad estatal, al que se suman Guangdong Comm. Group (14,01%), controlado por el gobierno provincial de Guangdong, China Guodian (14%) y COFCO Group (14%), ambos bajo la supervisión directa de SASAC, la Comisión de Administración y Supervisión de Activos del Consejo de Estado.

La importancia de Dominion. Se mire por donde se mire, Dominion se ha convertido en una pieza clave del proceso judicial en el que han derivado las elecciones estadounidenses. Si el 3 de noviembre, gestionó sistemas de votación en 28 estados, entre ellos Pensilvania, Georgia, Wisconsin, Míchigan, Arizona o Nevada, un mes después, junto a otras empresas como la barcelonesa Scytl, es centro de las sospechas de fraude, tanto en términos estrictos de recuento, como de una posible injerencia extranjera en las elecciones, que conllevaría unas consecuencias penales sin precedentes en los Estados Unidos.

También hay pruebas de que en las elecciones presidenciales de Estados Unidos se ha cometido fraude en favor de Joe Biden mediante el uso de una tecnología de la empresa Smartmatic creada en su día en Venezuela bajo la dirección de Hugo Chávez para manipular procesos electorales, como afirma el equipo de Donald Trump.

La abogada Sidney Powell, que lideraba la batalla legal del saliente presidente de EEUU contra un supuesto fraude a favor del demócrata Joe Biden, denunció en rueda de prensa como prueba de sus acusaciones que en los comicios presidenciales se usaron sistemas de votación que habían sido creados en Venezuela por iniciativa de Hugo Chávez para garantizarse victorias electorales

Powell afirmó que en las elecciones de EEUU hubo una “influencia masiva de dinero comunista” para interferir en los comicios proveniente “”de Venezuela, Cuba y de China”.

“Los sistemas de votación de Dominion, los programas informáticos de Smartmatic y otros sistemas usados aquí también, no solo de Dominion, fueron creados en Venezuela bajo la dirección de Hugo Chávez para asegurarse de no perder nunca una elección después de que un referendo constitucional tuvo resultados que él no esperaba”, acusó.

 Hay pruebas  de fraude en EE.UU. al que ha contribuido Dominion Voting System o Smartmatic, una empresa creada en Florida a la que se atribuyeron vínculos con la Venezuela de Chávez, pero que acusó de manipulación electoral a Nicolás Maduro en 2017 y que en estas presidenciales solo aportó el desarrollo de un sistema de votación para el condado de Los Ángeles.

Detrás de esta elección fraudulenta no podía faltar la mano del judío Globalista George Soros, como se hizo público en 2019 en las elecciones de Argentina al descubrirse que la empresa contratada para el conteo de votos Smartmatic es  acusada de fraude en muchos países, pertenece ni más ni menos que al Lord británico, ‎Mark Malloch Brown, vicepresidente del Quantum Fund de Soros y director global de la Open Society de George Soros.