Destacada

La pandemia revolucionó el empleo

Office colleagues having a video call to discuss few financial reports. Business people working from home having a video conference. Over the shoulder view.

Entre las habilidades más requeridas para los próximos años: creatividad, flexibilidad y pensamiento analítico

Por Rosa Chávez Cárdenas

Estamos inmersos en la revolución del empleo, en esta vorágine se unieron dos fuerzas que están revolucionando al mundo: la pandemia y la automatización. La “doble alteración de los empleos”, concepto que incluye transformaciones en corto plazo debido a la crisis económica lo que se conoce como la “doble alteración” de los empleos. Un concepto que incluye las transformaciones en el corto plazo debido a la crisis económica global y a otras crisis más profundas que surgirán con el tiempo.

De acuerdo a la investigación del Foro Económico Internacional (FEI) en el 2025 se van a crear más empleos de los que van a desaparecer. A diferencia de las teorías catastróficas que alertan de un mundo dominado por las máquinas en el que los seres humanos se quedarán sin trabajo y serán desplazados por robots. En el FEI descubrieron las oportunidades que se abrirán para los que se capaciten y se adapten a las nuevas exigencias. La pandemia aceleró la nueva revolución laboral, la transformación tecnológica ya estaba en su apogeo, la pandemia la convirtió en el disparador.

Se vislumbran nuevas oportunidades de empleo, pero se requieren grandes inversiones para capacitación y entrenamiento para transitar a los nuevos empleos. La inversión debe ser en conjunto: empresas y gobierno. Para esta revolución del empleo se requiere una fuerza laboral más calificada, el FEI nos presenta las claves para los nuevos empleos. La automatización es indispensable, con la revolución tecnológica desaparecerán 85 millones de puestos de trabajo en los próximos cinco años.

Las nuevas tecnologías transformarán las tareas, los trabajos y las habilidades, los empleadores dividirán el trabajo entre humanos y máquinas. Por los cambios tecnológicos se crearán 97 millones de puestos de trabajo en sectores como: la economía verde, el análisis de datos y para la inteligencia artificial.

También registrarán un aumento de empleos los de ingeniería, computación en la nube y desarrollo de productos. Debido a que la población envejece se necesitan personas para su cuidado y también para el cuidado de los pequeños en las guarderías.

En cuanto a las redes, se necesitan especialista en la creación de contenido, para las ventas y el marketing, el desarrollo de software, aplicaciones y las tareas enfocadas en la transformación digital. Además, especialistas en automatización de procesos, analistas de seguridad en la información; el robo de datos y de inversiones por los hackers ha resultado un gran problema.

También se requieren especialistas en el internet de las cosas. La educación media y las universidades van a tener que transformar sus programas de estudio, algunas materias quedarán obsoletas.

Es un hecho, el déficit de atención en niños y adultos es un problema, sin embargo, no es conveniente considerarlo una patología, es un efecto de tantos estímulos; para tratarlo se requieren técnicas para lograr la concentración. Otros empleos que estarán al alza: analistas y científicos de datos en inteligencia artificial, y especialistas en el manejo de grandes volúmenes de datos.

Entre las habilidades más requeridas para los próximos años: creatividad, flexibilidad y pensamiento analítico. Otras destrezas requeridas: capacidad de pensar de manera crítica y solución de problemas en los distintos perfiles de las profesiones. Otros requisitos: aprendizaje activo, resiliencia y el manejo del estrés.

Las empresas que se adapten y cuenten con capital serán las que sobrevivan, también es un hecho, no todas cuentan con recursos, están muy afectadas por la coronacrisis, si buscan podrán conseguir oportunidades de inversión en fondos públicos. El Teletrabajo a distancia llegó para quedarse, sin embargo, en países con menor nivel de desarrollo se quedarán fuera del nuevo paradigma. Para tomar consciencia, el trabajo en casa no es la panacea en todos los casos, muchos se quejan de que no tienen horario de trabajo, las video llamadas tienen diferentes usos horarios y para los que tienen hijos pequeños resultan un suplicio.

Luis, es padre de tres pequeños, se queja como muchos padres de la falta de privacidad. Los niños con clases en línea requieren ayuda de los padres y varios dispositivos. Inmersos en el trabajo frente a la pantalla, en reuniones de trabajo, los niños gritan, se pelean y los interrumpen, el estrés de ambos durante la pandemia ha sido tal que ya ni disfrutan la intimidad. Añoran que los niños regresen a la escuela.

*www.rosachavez.com.mx

Facebook: Tratamiento Integral del Dolor y Dra. Rosa Chávez.