DestacadaTúnel de las Ideas

Túnel de las Ideas | Beneficios de la sencillez

Intenta soltar todo lo que no te es necesario querido amigo, tanto en lo material como en el espíritu, para que los momentos felices no pasen junto a ti y no los atrapes esperando mejores

Por Guadalupe Rojo

Los sistemas sencillos en la vida personal suelen ser de gran eficacia.

Las complicaciones hacen que todo resulte más difícil de comprender y de ejecutar.

Hay en la historia del mundo muchos ejemplos de gran sencillez entre los sabios, los santos, los grandes militares, los artistas, que han pasado a la historia.

Pero vayamos a los ejemplos.

Sencillez en el pensamiento

San Agustín de Hipona: “Ama y has lo que quieras”. Solo una norma de vida que garantiza hacer las cosas bien. Quien ama nunca quiere un mal para otro, quien ama solo quiere hacer el bien.

San José María Escriba de Balaguer. “Quien obedece no se equivoca”. Obedecer implica humildad, quien obedece a quien tiene una autoridad legítima sobre él, va por camino seguro.

La línea recta en el pensamiento, da soluciones muy eficaces a los problemas.

La línea retorcida en la forma de pensar, se debe en muchas ocasiones en que hay intereses personales que se quieren favorecer por encima de la razón y la justicia.

Sencillez en los sistemas

Creo que los genios de la tecnología nos dan los mejores ejemplos. El sistema de los teléfonos inteligentes que creó Steve Jobs, son tan sencillos que hasta los niños los pueden manejar con habilidad. A pesar de la complicada tecnología que hay detrás, al usuario se le entrega un sistema muy sencillo de usar.

Los inventos más sencillos de la historia, la rueda, la palanca, las pinzas, las poleas, la cuña, siguen siendo la base para echar andar mecanismos más complicados que dan por resultado obras geniales de todo tipo.

Sencillez en la presentación personal

La sencillez siempre ha estado asociada a la elegancia.

Coco Chanel revolucionó el mundo de las mujeres creando una moda de pocos pliegues y muy cómoda. Se eliminaron las plumas, los corsés, se adaptaron los pantalones a la estética femenina y se acortaron las faldas etcétera y el resultado sigue siendo de gran belleza y elegancia hasta nuestros días.

Sencillez en el trato

Se cuenta de un personaje importante y muy educado que invitó a cenar a una persona sencilla, y cuando esta tomó el cubierto equivocado para para la ocasión, su anfitrión hizo lo mismo. La velada resultó excepcional y este nunca se dio cuenta del exquisito detalle. Pero si percibió el afecto con el que fue tratado.

Las personas sencillas no acaparan la atención en una conversación.

Entienden que hay diferentes formas de pensar y que eso no impide la buena convivencia porque ponen primero el respeto.

No tienen modales afectados como por ejemplo mezclar palabras de otra lengua en la propia, dar muchos rodeos para decir algo, suponen buenas intenciones a los demás, no se ofenden por cualquier error que se cometa con ellas, toleran pequeños defectos en los demás, saben escuchar. No van vestidas de forma extravagante, y sobre todo, su trato es cordial y de respeto.

Se esfuerzan por que los demás se encuentren cómodos a su lado.

Beneficios de la sencillez

Si una persona camina en línea recta puede llegar mucho más lejos con los mismos pasos, que una que camina en círculos. La sencillez nos permite ser más eficaces en nuestras labores.

—Nos permite apreciar las cosas pequeñas que nos ofrecen los demás y por tanto agradecerlas de la manera adecuada.

—Las personas sencillas atraen a los demás, pues todos se sienten cómodos y tratados con dignidad en su compañía.

—La vida se hace más fácil, no porque las dificultades desaparezcan, sino porque el sencillo no siente que debe estar exento de sufrimientos, así que acepta su condición aun si es adversa y no pierde su alegría.

Intenta soltar todo lo que no te es necesario querido amigo, tanto en lo material como en el espíritu, para que los momentos felices no pasen junto a ti y no los atrapes esperando mejores. Cada día tiene su propio afán y su dosis de felicidad. Acepta a los demás como son, ámalos y tenles paciencia, seguramente alguien te ha tenido paciencia a ti.

Que tu espíritu reparta beneficios de buenos pensamientos para todos y no compliques a nadie la convivencia.

Busca incansablemente la verdad.