DestacadaTúnel de las Ideas

Túnel de las Ideas | Biografías, fuente de inspiración

En un momento en el que todo propone buscar la comodidad al máximo, debemos de entender que por ese camino las personas no logran ser capaces de hacer los esfuerzos necesarios para conseguir metas nobles y altas

Por Guadalupe Rojo

Ahora que tenemos a la mano, toda la información que uno desea gracias al internet, he tenido la oportunidad de leer algunas Biografías de personas que han hecho cosas relevantes en la vida, Nelson Mandela, Winston Churchill, Madre Teresa de Calcuta, John D. Rockefeller, Henry Ford, Miguel Ángel, Leonardo, Juan Pablo II, Steve Jobs, Walt Disney, Albert Einstein, y muchos más… Santos, científicos, humanistas, hombres de estado, filósofos, artistas, nos permiten llenar la mente de ejemplos de vida que propongan metas que resulten un reto a resolver, una pasión que seguir, un descubrimiento que mejore nuestras vidas, experiencias que alcancen la madurez de la personalidad.

Hay que mirar a lo alto, y a no caminar con la mirada clavada en el piso.

Las conclusiones que saqué de esta experiencia fue que los grandes hombres tienen algunos rasgos comunes.

1.- Muchos de ellos nacieron en la pobreza.

2.- Fueron educados en la austeridad y en la disciplina.

3.- Eran apasionados y no se ahorraban esfuerzo para obtener sus metas.

4.- Su fin no era el dinero, ellos perseguían conseguir una meta y eso les conseguía lo demás.

6.- Tenía liderazgo, su pasión y su entrega movían las voluntades de los demás, como es el caso de Juan Pablo II que ahora le llaman el Magno, o San Bernardo de Claraval que convenció a 25 amigos para que se fueran con él a un convento y finalmente a toda su familia.

7.- Eran más que expertos en sus áreas de su trabajo, constantemente estudiaban, descubrían, mejoraban la forma de hacer mejor sus labores. De ninguna manera eran improvisados aunque tuvieran talento natural.

8.- Todos eran laboriosos, la pereza no tenía cabida en sus vidas.

Yo quisiera profundizar un poco más en la característica que creo es la más contundente en todos ellos.

El musculo de su voluntad era altamente entrenado y poderoso.

Pareciera que para ellos no había ninguna barrera que fuera imposible de vencer, y precisamente ellos no buscaban ser invencibles, ellos simplemente querían resolver el problema que les impedía conseguir el resultado que querían, así fue como Leonardo tardó cuatro años en pintar la Mona Lisa, Galileo inventó el Microscopio, Juan Pablo II recorrió el mundo, Steve Jobs nos dio la tecnología milagrosa de los teléfonos inteligentes, Nelson Mandela logró terminar con el apartheid en Sur África a pesar de estar en prisión 27 años… No tenemos espacio suficiente para dar más ejemplos, pero sí para proponer lo siguiente a quienes estamos encargados de educar.

Formemos contra corriente.

En un momento en el que todo propone buscar la comodidad al máximo, debemos de entender que por ese camino las personas no logran ser capaces de hacer los esfuerzos necesarios para conseguir metas nobles y altas.

Debemos entender y hacer entender que la voluntad solo se ejercita obligándola a realizar lo que no quiere hacer por comodidad y pereza, pero que es necesario.

Disciplina es el antídoto para la voluntad débil. Con ella se consigue más de lo que podemos imaginar.

El otro rasgo que creo que es necesario recalcar es la templanza en los hábitos personales y en los gastos. Una persona que nunca ahorra, es muy difícil que pueda emprender algo, pues toda empresa en la vida requiere un capital inicial, y no solamente de dinero, sino también de conocimientos y experiencia.

Sumerge tu mente en estas interesantes vidas, para sacar inspiración para la tuya.

Busca incansablemente la verdad.