GeneralVórtice

¿Se justifica el aborto por violación?

Por Dr. Jorge Ballesteros

Nuestra época neomodernista está marcada por una dramática lucha entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte. El tema del aborto es un tema controversial hasta nuestros días, por más que esto se quiera disfrazar no es más que un asesinato.

En nuestro país, es la misma Secretaría de Salud la que lo promueve a través del programa “aborto seguro” (¿?)  de los Servicios de Salud de Sonora, que con el pretexto de atender el delito violación sexual, manda medicamentos abortivos (misoprostol y mifepristona) y un Kit de AMEU que es un dispositivo para matar al feto por aspiración, a los diversos hospitales y Jurisdicciones sanitarias del estado y les solicita médicos “no objetores de conciencia”.

Es simplemente bárbaro castigar a un niño inocente por el crimen de otra persona. La justicia dicta que, en una sociedad civilizada, castigamos a los violadores, no a los bebés.

Es sabido, que el debate sobre interrumpir un embarazo producto de una violación ha devenido en variadas controversias y cuestionamientos: ¿Sin denuncia?, ¿quién garantiza la veracidad de la violación?, ¿qué ocurre con el agresor? En el mejor de los casos, cuando se da credibilidad a la víctima, la pregunta deriva en ¿un aborto es más dañino que la violación misma?

Es indicativo de la falta de sustento moral y ético de estos programas de Interrupción Voluntaria de Embarazo o IVE, ya que para que puedan tener éxito, se necesita personal de salud “no objetores de conciencia” (o sea médicos sin principios éticos o morales que les impidan realizar estos crímenes) para capacitarlo en realizar los abortos.

¿Qué es un AMEU en Ginecología? La técnica de Aspiración Manual Endouterina (AMEU) es uno de las opciones recomendadas por la OMS para llevar a cabo una Interrupción Legal del Embarazo o evacuación uterina por aborto incompleto o aborto diferido, el AMEU es un procedimiento ambulatorio, rápido y seguro ¿seguro para quién? ¿Para el médico abortero que está aspirando al bebe o para la madre cómplice de este crimen? Obviamente que no para el niño por nacer, ya que le provocan la muerte al ser desprendido del útero en pedazos por este procedimiento.

Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una fuerte succión 28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera, (sin embargo, en la propaganda del AMEU se dice que se realiza por “aspiración suave”) despedaza el cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta y absorbe “el producto del embarazo” (o sea, el bebé), depositándolo después en un balde. El abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que suele no salir por el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas del cuerpo del bebé pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los países desarrollados se realizan por este bárbaro procedimiento.

Algunas complicaciones para la mujer son: infecciones, laceración o perforación del útero, trauma renal, embolias, trombosis, esterilidad.

¿Sufre el feto abortado?: En ecografías realizadas se ha visto que el feto, en el primer trimestre de embarazo o sea a las 12 semanas, tiene sentido de supervivencia y evade los instrumentos quirúrgicos que lo dañan durante el aborto.

 

La vida humana comienza desde la unión del ovulo con el espermatozoide, desde ese preciso momento se crea una nueva persona, con características completamente diferentes a las de cualquier otro ser humano, con una carga genética diferente y con un alma individual, desde ese preciso momento el nuevo ser humano se reviste de dignidad y de valor innegables y sobre todo irreductibles, debido a esto, desde ese momento merece ser respetado como persona, en todo caso como un igual y no como un ser inferior

Las razones por las cuales se decide abortar pueden ser diversas, desde una violación, un problema socioeconómico, un embarazo no deseado, o incluso para cuidar la imagen dentro de la sociedad;  aunque ciertamente estos son factores que las personas consideran de suma importancia para su vida.

Abortar es “deshacerse” de un problema para muchas personas, pero este ¿Es realmente un problema? ¿Una nueva vida es un problema? ¿Un ser indefenso incapaz de valerse aún por sí mismo es un problema? Es menester hacer mención sobre la agenda abortista de este gobierno comunista de MORENA, ya que uno de los mayores argumentos para aprobar el aborto o para justificarlo es el supuesto de la violación.

Hay algunos que consideraban que el aborto provocado en estos casos era éticamente admisible. Hoy, con esta expresión se quiere transmitir la sensación de que se remedia un acto de salvajismo como es toda violación, aunque, en realidad, el aborto no remedia nada, ya que la violación no puede dejar de haber existido, y el hijo fruto de la violación es completamente inocente.

El abortar por causa de violación no tiene nada que ver con la ética, porque no es una actitud ética el tratar de compensar una injusticia con otra injusticia como lo es el asesinato de un ser inocente e indefenso con el aborto.

El aborto es un procedimiento destinado a poner fin deliberadamente a un ser humano que se desarrolla en el vientre materno. Por esta razón, el aborto no puede jamás, ni siquiera teórica o conceptualmente, considerarse un derecho humano, toda vez que atenta contra el derecho fundamental de otro ser humano. Esa práctica es una violación a los derechos humanos.

Los países ricos abortan libremente e imponen políticas demográficas de control de natalidad a los más pobres mediante “salud reproductiva” y políticas de igualdad. Todo auspiciado por la Conferencia de Naciones Unidas promotora del aborto para las menores sin consentimiento paterno e impulsora de la promiscuidad entre los más jóvenes, el gobierno comunista de Morena sigue los dictados impuestos por estos organismos globalistas.

Esta política demográfica a través del aborto, que se oculta tras el denominado feminismo de género y su pretensión de destruir la sociedad con la abolición de la polaridad sexual, la destrucción de la familia y la dignidad de los seres humanos es una de las metas más codiciadas por el nuevo orden mundial.

Lo que estamos discutiendo es si debemos o no tener el derecho de matar violentamente a un niño que ya existe. El aborto no evita que un hombre y una mujer conciban a un bebé juntos. El aborto es un proceso que decapita, descuartiza y destripa a un ser humano único e irrepetible, un hijo o una hija, que ya fue concebido.

El aborto es una violación del primer y fundamental derecho humano: El derecho a la vida de la persona por nacer.

El primer derecho protegido por la Declaración Universal de los Derechos Humanos es el derecho a la vida (Art. 3º). Su carácter fundamental es obvio, porque hay que estar vivo para gozar de todos los demás derechos incluidos en la Declaración, o cualesquiera otros que los tratados internacionales puedan establecer.

El nuevo ser humano que la madre lleva en su vientre (solamente por un tiempo definido) no deja de ser una persona individual, esto significa que es creación de la madre y del padre, sin embargo este ser ya no forma parte ni de la madre ni del padre, aunque se alimente por medio de la madre esta es solamente (visto desde un punto de vista biológico) el medio por el cual la nueva vida va a comenzar a desarrollarse.

Por lo tanto, se debe de respetar el valor primordial en la existencia que es el valor a la vida, nadie en este mundo tiene derecho a quitarle la vida a otra persona, ese bebé en el vientre materno es una persona ya definida como tal y con potencialidades específicas y nadie tiene derecho a privarle la vida.

¿Es frecuente la práctica de abortos legales fundados en la causa de violación?

No; es sumamente rara, porque es muy infrecuente que de una violación se siga un embarazo. Además, para estos casos tiene que intervenir la Policía como consecuencia de la obligación de denunciar la violación antes de la práctica del aborto, lo cual inclina de inmediato a acogerse a la circunstancia del “grave peligro para la salud psíquica” de la madre, que sólo requiere un certificado médico, no exige plazo alguno para la práctica del aborto y mantiene alejada a la Policía.

En los Estados Unidos, la histórica decisión de la Corte Suprema de Roe vs Wade, que legalizó el aborto en los EE. UU., a la mujer embarazada Norma McCorvey, llamada Jane Roe, sus abogados le dijeron que dijera que la habían violado en grupo. Dijeron que esto haría su caso más fuerte.

Muchos años después, ella buscó que su propio caso fuera anulado, sintiendo el peso de más de un millón de abortos por año sobre sus hombros. Cerca de 60 millones de niños han muerto en el útero debido a una mentira de violación. Los defensores del aborto lo saben y es por eso que explotan la violación de las mujeres para abrir la puerta a la matanza de todos y cada uno de los niños por nacer.

Alentar a la mujer a dar salida a su enojo desplazándolo en venganza contra su hijo, solamente produce impactos negativos y actitudes autodestructivas en su mente. En el mejor de los casos el aborto sólo oculta uno de los síntomas físicos de la violación, pero en su lugar, la mujer tendrá que enfrentarse con el recuerdo constante de que ha matado a su propio hijo.