Vórtice

El Carnet de la Patria

Imagen ilustrativa.

López Obrador a través de Morena presionó para que se aprobara la nueva Cédula de identidad digital; En China, esta tecnología evolucionó hasta llegar a convertirse en una herramienta de control poblacional 

Por Dr. Jorge Ballesteros

Tendremos un Carnet de la Patria, o Cédula de identidad digital, al igual que la  China comunista y Venezuela, gracias a los votos de Morena y de sus apéndices y de la traición de los partidos de oposición que se han convertido en comparsa del gobierno de López Obrador, los cuales votaron a favor de Morena para aprobar la  Ley General de Identidad y Ciudadanía Digital

La Cámara de Diputados aprobó esta nueva Ley General de Población que abroga la de 1974. La nueva ley contempla actualizar el Registro Nacional de Población mediante el uso de medios digitales y tecnologías de la información para la obtención obligatoria de datos biométricos.

Dicho Registro contendrá, cuando menos: nombre y apellidos, Clave Única de Registro de Población (CURP), fotografía, lugar de nacimiento, firma, huella dactilar, iris y voz de todos los mexicanos (incluidos los residentes en otros países), los menores de edad y los extranjeros residentes en el país.

También se aprobó la Ley General de Identidad y Ciudadanía Digital (iniciativa del diputado Javier Hidalgo de Morena) que crea las bases y procedimientos para expedir la Cédula de Identidad Digital como identificación oficial con pleno reconocimiento por parte de la administración pública y las entidades, y para ejercer la ciudadanía digital a través de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Podrá mostrarse a través de dispositivos electrónicos.

El Registro Nacional de Población es administrado por la Secretaría de Gobernación y la Cédula de Identidad Digital será emitida por la misma institución a través de su Servicio Nacional de Identificación Personal. Eso genera desconfianza por el uso político o el espionaje que pudiera hacer la Segob de la información y los datos biométricos de los habitantes.

La Segob será la responsable de la seguridad y confidencialidad de la información, de la base de datos centralizada y del uso de las tecnologías biométricas para acreditar la identidad de las personas.

Lo idóneo sería que el Consejo Nacional de Población tuviera autonomía para administrar, actualizar y expedir la Cédula de Identidad Digital, pero el gobierno de la Cuarta Transformación es reacio a cualquier tipo de autonomía.

Ya anteriormente La Secretaría de Gobernación (Segob) había solicitado al Instituto Nacional Electoral (INE) los datos biométricos de los ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral para actualizar el Registro Nacional de Población.

La autoridad electoral se negó aduciendo que la Ley Federal de Protección de Datos Personales obliga al INE a resguardar los datos y la información personal de los electores.

López Obrador a través de Morena presionó con todo para que se aprobara esta nueva Cédula de identidad digital que contendrá nuestros datos biométricos y obviamente se contrató a una empresa Venezolana que es Smartmatic, que es una empresa especializada en fraudes electorales fundada por Hugo Chávez, Fidel Castro y la Inteligencia Cubana, actualmente con apoyo de China.

La empresa venezolana Smartmatic es dueña de un oscuro derrotero en todo el planeta: irregularidades en Filipinas, El Salvador, Uganda y sospechas en Bélgica son apenas algunos de los capítulos oscuros de la misteriosa compañía que controló los comicios en Venezuela desde 2004 a 2017, tras un largo matrimonio con el chavismo.

Esta empresa Smartmatic que durante una década contó los votos de los procesos electorales en Venezuela bajo el régimen socialista y que operó en los recientes comicios de Estados Unidos, plagados de denuncias de fraudes electorales. Smartmatic organizó 15 elecciones durante el mandato de Hugo Chávez y también de Nicolás Maduro.

A partir de ese punto ellos podrán votar por usted, porque incluso tendrán su huella digital para comprobarlo, una vez hecho eso quedará establecida por muchos años una dictadura socialista en México y recuerda para ellos no importa quien vote, sino quien cuente los votos

Es el “Carnet de la patria”, lo que le sigue será que compras, medicinas, trasporte, etc. estarán condicionadas a presentar ese documento y eliminar la credencial del INE junto con la institución, ya que la idea es desaparecer todo organismo autónomo y gobernación controlada por los comunistas será quien maneje las elecciones, lo que les permitirá eternizarse en el poder y lograr el sueño del cacas, de reelegirse.

Al igual que en China, si no presentas este carnet no podrás viajar, hacer trámites legales, trabajar, estudiar, acceder a los servicios de salud, comprar, salir al extranjero, etc. será pues obligatoria y a menos que te ampares, tendrás que proporcionar todos tus datos biométricos al gobierno.

La tecno dictadura de la China Comunista asesora a otros gobiernos dictatoriales  con este sistema de control poblacional, el gigante chino de telecomunicaciones ZTE ayudó a Venezuela a construir un sistema que supervisa el comportamiento de los ciudadanos a través de una nueva tarjeta de identificación. El “carnet de la patria”, que ya está siendo usado por el Gobierno para rastrear votos.

La tarjeta transmite datos de sus titulares a servidores de computadoras. El carnet está cada vez más vinculado a la entrega de alimentos subsidiados, salud y otros programas sociales del gobierno, de los que depende la mayoría de los venezolanos para sobrevivir.

La base de datos, según empleados del sistema de tarjetas y capturas de pantalla de datos de usuarios revisados ​​por Reuters, almacena detalles como cumpleaños, información familiar, empleo e ingresos, inmuebles propios, historial médico, beneficios estatales recibidos, presencia en las redes sociales, membresía de un partido político y si una persona votó.

Esta tecnología del Carnet de la Patria, en China evolucionó hasta llegar a convertirse en una herramienta de control poblacional de tipo totalitario conocido actualmente como el “Sistema de Crédito Social” de China.

El sistema, en constante evolución y parte del cual usa “tarjetas inteligentes de ciudadanos” desarrolladas por ZTE, califica a las personas según su comportamiento, incluida su solvencia financiera y la actividad política.

El buen comportamiento puede hacer que los ciudadanos  obtengan descuentos en servicios públicos o préstamos. Las “malas notas” pueden llevar a que se les prohíba usar el transporte público o que sus hijos no puedan ingresar a las mejores escuelas.

Maduro presentó las tarjetas en diciembre de 2016. En un discurso televisado, sostuvo una, agradeció a China por prestar un apoyo que no especificó y dijo que “todo el mundo debe carnetizarse”.

En México, esta Cédula de Identidad Digital podrá contener (además de la información del Registro Nacional de Población), la que contenga en su credencial de elector, cédula fiscal, pasaporte, cédula profesional, de seguridad social (IMSS, ISSSTE), cartilla militar y otras. Será un documento electrónico único que contenga toda nuestra información identitaria.

Hacia el quinto o sexto año del gobierno de López Obrador se podría implantar en todo México este carnet de identidad digital.

Nuestra última oportunidad para conservar nuestras libertades y evitar caer en la tiranía comunista será este 6 de junio, o no habrá retorno posible. ¡Ni un voto para Morena!